MURALES Y VIDRIERAS

José Arrue

MURALES y VIDRIERAS


José Arrue, al igual que otros artistas de la época, fue requerido para decorar, con murales y vidrieras, diversas residencias particulares e instituciones públicas y privadas, la gran mayoría desaparecidas hoy en día.

1912 Mural para el comedor del Palacio de Olaso en Trapagaran (San salvador del Valle).


El Palacio fue mandado construir D. José Rufino Olaso, nombrado Marqués de Olaso en 1914, tomando como modelo el de la familia Olaso construido en el siglo XVI en Bergara (Gipuzkoa).


Hoy día el palacio se utiliza como Casa de Cultura y las pinturas parecen haber desaparecido.


José Arrue decoró el comedor al tiempo que Pablo Uranga se encargaba de la escalera principal.


1912 Vidriera para el chalet de Enrique Ocio Urreta en el solar de la esquina de las calles Elcano con Rodríguez Arias en Bilbao (desaparecido).


Vidriera de 80x40 cm que representa un juico en Zeberio con la leyenda  ¡¡…Júrate pues… si es verda…!!

Aparece reproducida en el libro Recuerdos Artísticos de Bilbao Editado por J.E. Baranda en 1919.


El lienzo preparatorio fue encontrado en 1986 al derribarse unas casas en la calle Heros de Bilbao, pero desconocemos su localización actual.


1919 Friso ejecutado para adornar un salón del Club Náutico de Bilbao, localizado en el primer piso del Teatro Arriaga.

Óleo sobre lienzo, 44 x 1. 638 cm, realizado en cinco piezas (propiedad de Iberdrola)


"El mundo iconográfico de José Arrue mostró, como el de ningún otro, las fronteras entre el mundo rural y urbano en unos momentos en que ambos se empezaron a permeabilizar con gran fluidez, dando lugar a múltiples trasvases en ambas direcciones. Ello propició visiones de aldeanos sorprendidos por la modernidad de las ciudades industriales y de señoritos motorizados sometidos a las chanzas campesinas, todo ello en clave socarrona e irónica, nunca hiriente o humillante para unos u otros. En cualquier caso, la burla, para quien le tocara sufrirla, era el castigo merecido por su brutalidad o por su arrogancia. El humor de Arrue es limpio y chispeante, quita acidez a las situaciones y casi siempre sirve para revelar virtudes morales". (Texto de Javier González de Durana)


1921 Murales en la Estación de Ensayo y Selección de Semillas de Zalla.


La subsección Sector primario, industria y comercio de la Administración de Bizkaia encargó a José Arrue la realización del boceto y la distribución de colores en los azulejos para dos obras, un escudo de Vizcaya y una escena de la Estación de Semillas, con objeto de colocarlos en la Estación de Ensayo y Selección de Semillas de Zalla. Los azulejos fueron confeccionados por La Cocina, de Bilbao, y el maestro albañil de Zalla, Faustino Plazaola, los colocó.


Hoy en día, continúa el deterioro y desaparición de los azulejos sin que nadie haga nada por remediarlo.



1929 Murales para La Casa de los Aldeanos de la Plaza de Indautxu


En 1928, se presentan en el Ayuntamiento de Bilbao los planos correspondientes al proyecto de construcción por Luis Lerchundi, artista bilbaino especializado en dibujo, decoración, pintura y vidriera artística, de dos casas de vecindad entre las calles Arechavaleta y Manuel Allende (plaza de Indautxu),  firmados por el arquitecto Adolfo Gil y Lezama.


El edificio, único y singular, es conocido como La Casa de los Aldeanos por la decoración mural de su fachada, encargada por el propio Lerchundi a José Arrue. Sus hijas siempre han recordado verle trabajando en la fachada cuando pasaban por la plaza.


Lerchundi estableció en el piso quinto su residencia y estudio.


Los paños laterales de la fachada están cubiertos por dieciséis composiciones, ocho escenas dobles, representando el mundo tradicional vasco.


1936 Murales para la Casa de Huérfanos de Milicianos (Carmelitas Descalzas de Santutxu).


A instancias del consejero de Asistencia Social, Juán Gracia Colás, en octubre de 1936 el Gobierno Vasco creó la Casa de Huérfanos de Milicianos con objeto de recoger a todos los niños que habían perdido a sus padres a consecuencia de la guerra.


La decoración de la misma se encargó a la Asociación de Artistas VascosParticiparon los artistas que no habían abandonado Bilbao: Alberto, José y Ricardo Arrue, Isidoro Guinea, Julián Tellaeche, Jenaro Urrutia, Nicolás Martínez Ortiz, Félix Arteta, Ángel Larroque, Antonio Guezala, Lucio Ortiz de Urbina, Víctor Landeta y los escultores Joaquín Lucarini, Manuel Basterra, Moisés Huerta y Federico Sáenz.


El 4 de diciembre se realizó la exposición de los bocetos en el domicilio social de la Asociación, Gran Vía 25 y, seguidamente, se emprendieron los trabajos de decoración  que, antes de ser concluidos, fueron destruidos por las tropas franquistas en la toma de Bilbao.


José Arrue junto con Guezala, fue el encargado de la decoración de los pasillos. José Arrue realizó tres murales representando jóvenes alfareros (122 x 170 cm), pintores  (214 x 128 cm) y carpinteros (110 x 360 cm).


Vidriera para el señor Zabala en Trapagaran


En la misma época, primeras décadas del siglo XX, José Arrue diseñó el boceto para una vidriera que representaba a “Seledón con su cantar”, boceto que hoy puede contemplarse en el Euskal Museoa de Gernika.


Tenemos también constancia, por referencias del propio José Arrue , de la ejecución de otras obras en este apartado, como:


Vidriera para la casa de Antxon Bandres Azkue en Bilbao, figura clave en la historia del montañismo vasco




 Decoración en 1943 de las paredes del bar del antiguo Balneario de Betelu, en la Sierra de Aralar, cerrado en 1965. Para realizar este encargo se desplazó a Pamplona en julio de 1943, alojándose, mientras hacía los preparativos, en la casa de su buen amigo Secundino Redín quien además le facilitó su taller y le ayudó en las tareas,  y en el propio Balneario hasta finalizar la obra.




Murales en la casa límite entre Arrankudiaga y Areta (antigua ermita de Santa Ana)


En el dintel de la puerta principal de lo que fue la ermita de Santa Ana, José Arrue realizó un fresco representando una danza vasca de chicos y chicas.